Historia del Maquillaje – 1950

Hola! Después de casi dos meses sin entradas nuevas (mudanza y bastantes maquillajes de por medio) acá traigo la siguiente parte de mi segmento: Historia del Maquillaje!

Que lo disfruten!

La época: Las mujeres de los cincuenta se arreglaban para tener siempre un aspecto impecable. Un pelo rubio y luminoso, ojos radiantes y un cutis resplandeciente eran rasgos que se correspondían con el ideal de mujer.

ideal de belleza

Las ansias perfeccionistas de los años cincuenta convirtieron el maquillaje en un auténtico arte. Los salones de cosmética, más que al cuidado de la piel, se dedicaban a instruir en el uso correcto de los productos de maquillaje, cada vez más variados.

salon 1

salon 3

El glamour dejó de ser exclusivo de las estrellas y fue asimilado por las amas de casa que pasaban varias horas al día frente al tocador. A muchos hombres se les ocultaba durante toda la vida, el hecho de que dicha imagen precisara de mucha ayuda artificial.

960x540

El ritual del maquillaje logró que las norteamericanas gastaran cuatro mil millones de dólares al año. Los diseñadores fueron quienes dictaron las reglas del maquillaje. Christian Dior puso de moda a las mujeres vestidas y maquilladas a tono.

Los colores de moda en el maquillaje: la gama de maquillaje cambiaba tan a menudo como la moda, es decir, dos veces al año, con combinaciones tan refinadas como sombra de ojos verde claro y delineador verde musgo, o bien, sombra de ojos azul plateado con delineador en azul nocturno.

4

2

La combinación de turquesa en los ojos y labios rojo – anaranjado tuvo mucho éxito. Pero lo más importante era que el maquillaje presentara colores a juego con la última moda.

1

En esta década vuelve a cambiar la forma de la ceja, siendo éstas un tanto más pobladas y oscuras (rojizas o cobrizas).

3

La tendencia era el delineado definido en los ojos y el rubor era más bien suave.

delineado definido

En ese entonces, los productos de maquillaje no estaban hechos para embellecer de forma “imperceptible” a la persona que los llevaba, su consistencia era demasiado pesada.

Todas las figuras femeninas parecían llevar un cartel invisible que decía: “No me toques”. La moda era como una escultura, y el maquillaje correspondiente un gráfico.

1950s-makeup-Marilyn-Munroe-applies-lipstick Audrey-Hepburn-lipstick-19531

grace-kelly-1950s-makep-mirror liz-taylor-applies-lipstick-1953

El fotógrafo Erwin Blummenfeld lo captó a la perfección en su famoso Oeil de Biche, una foto del año 1950 en la que la modelo Jean Patchett queda reducida a un ojo de curvas perfectas realzado por el proporcionado arco de una ceja de color oscuro, una boca roja claramente definida y una peca muy marcada, la piel pálida en toda su extensión es como la tela sobre lo que todo lo anterior fue aplicado.

doe-eye-cover_2566036a photo-by-erwin-blumenfeld-1950-for-the-cover-of-vogue-us-model-jean-patchett

Con mucho estilo: La mujer cambiaba la forma y el color del pelo tan a menudo como el maquillaje y la ropa. A veces lo llevaba liso, otras ondulado, otras corto, para después llevarlo a media melena o hasta los hombros o recogido. El color más popular seguía siendo el rubio. Y cuando no era posible adaptar el pelo con rapidez a la última tendencia en la moda, los postizos se ocupaban de ello. Y no se hacía nada sin laca, especialmente hacia finales de la década.

1950s-hairstyles-the-short-medium-and-long-of-itb

Una dama no salía de casa sin sus joyas, aún cuando se tratara únicamente de bijouterie. Los pendientes favoritos eran los botones gruesos y redondos de los materiales más diversos, o bien los grandes aros de oro. También eran populares los conjuntos de aros con clip, collar y pulsera. Las cadenas de oro y los broches decorativos se lucían como piezas individuales. Y los collares de perlas “eran obligatorios” para una dama. Los había sencillos de una vuelta, otros tenían varias vueltas unidas por un cierre. Dior introdujo los collares de strass, también los abalorios de color gris ahumado y varias tonalidades de marrón. Su apariencia era tan noble que quien los llevaba tenía un aspecto sublime.

1950s-model-applies-eye-makeup 1950s-fashion-15

Una dama siempre llevaba sombrero! Pero a medida que los peinados se complicaban, más pequeños eran los sombreros, hasta que finalmente quedaron reducidos a una especie de pasador, y al final desaparecieron.

tumblr_lpp0d4aVDw1qzdzbuo1_500 audrey-hepburn-travel-hats-2

Los guantes también eran obligatorios, aunque acabaron desapareciendo en el transcurso de la década. Al principio, incluso se llevaban guantes blancos cortos con un conjunto de jersey y chaqueta de punto, el traje imponía los guantes hasta medio brazo, y los vestidos de noche, elegantes guantes largos. A menudo eran del mismo material que el vestido, como el bolso.

Gracias a Grace Kelly, que apareció en varias fotos para la prensa con él, el bolso de Hermes, con su llamativo cierre con cincha de piel y su candado de combinación, alcanzó el estatus de culto. Desde hace tiempo se lo conoce como bolso “Kelly” y sigue siendo tan apreciado como entonces.

1956-Original-Kelly-Bag

Los pañuelos se convirtieron en un elemento importante para las mujeres que conducían descapotables, o que deseaban aparentar dicho aspecto. El pañuelo de seda cuadrado se doblaba para formar un triángulo y se ponía encima del peinado que debía proteger. Los extremos se cruzaban por debajo de la barbilla y se echaban hacia atrás, donde las puntas se anudaban sobre la nuca.

tumblr_nmg2f8rnnx1syjnnlo1_1280

Los cinturones fueron, sin duda, el complemento más importante de toda la década. Con ellos se podía comprimir la cintura, o cuando ya era lo bastante esbelta, remarcarla con orgullo.

1957

Los zapatos eran finos, terminaban en punta delante y llevaban un pequeño tacón arqueado, llamado “Sabrina” a raíz de la famosa película de Audrey Hepburn. También popularizó las bailarinas, unos zapatos bajos y redondeados que encantaron a las adolescentes, ya que eran perfectos para bailar el “rock and roll.”

annex-hepburn-audrey-sabrina_13 Audrey-Hepburn-in-black-Sabrina-frock

Luego de este hermoso paseo por la historia, como “Bonus” les dejo fotos de dos de mis portadas favoritas de la revista VOGUE lanzadas en el 50 y dos anuncios de Westmore Cosmetics, la compañía que maquillaba a las divas de Hollywood de la época.

vogue vogue-april-1-1950-model-jean-patchett-photographer-irving-penn

westmore l-oe2qw24h2kygpt

Y los dejo hasta la próxima entrada!

tumblr_lpeniqBCSH1qzdzbuo1_500

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s