Historia del Maquillaje – 1920

Buenas noches!! Hoy, con una temperatura que ya nos anuncia la llegada inminente del invierno, sigo con el segmento: Historia del Maquillaje!

Le toca el turno a: 1920 / 1929 , que lo disfruten!

La imagen de la década fue el pelo a lo varón, y las que no querían desprenderse de su melena pasada de moda no podían considerarse chicas modernas.

10635738_1478903199058228_86672263355224031_n
La escritora Colette, muy avanzada para su época en muchos aspectos, ya se había atrevido a dar el paso en 1903. Pero la modernidad no la secundaría hasta 1917, como Paul Morand escribiría en su diario en mayo de aquel año: “Desde hace tres días se ha puesto de moda que las mujeres lleven el pelo corto. Todas obedecen a madame Letellier y a Channel…”

10672289_1478903252391556_4661565444338509201_n

peinados-anos-20
En los años 20 este corte se convirtió en patrimonio común, ya fuera con o sin cinta en la frente, liso u ondulado. La imagen se completaba con ojos con raya negra, boca en rojo oscuro estilo “aguijón” y cejas cuidadosamente perfiladas. Por primera vez maquillarse en público fue sinónimo de elegancia, por lo que los joyeros Cartier y Van Cleef & Arpels compitieron en la elaboración de polveras y pulseras para guardar el rouge.
“El maquillaje debía ser muy recargado, no importaba que resultara artificial. La garçonne compensaba la exhibición de su cuerpo con un rostro totalmente oculto tras los cosméticos”.

Publicidad de Maybelline 1920
Publicidad de Maybelline 1920

El objetivo principal era la provocación. El colorete se aplicaba formando una mancha circular, la laca de uñas de color, lanzada en 1925, acabó con la moda de llevarlas al natural, las cejas se depilaban con esmero y se perfilaban para darles una forma semicircular. Las rubias se maquillaban los párpados en espectaculares tonos verdes o azules, mientras que las morenas preferían el marrón y el negro.

10641143_1478903222391559_315413898406487699_n

Todas aspiraban a lucir unos enormes ojos almendrados y profundos, y para ello no había nada mejor que pintarlos con khol difuminado. La auténtica revolución fue el rímel resistente al agua creado por Elizabeth Arden tras abrir un salón de belleza en París en 1921. La reina de la cosmética norteamericana quedó sorprendida por los ojos perfilados en negro de las parisinas que frecuentaban los clubs de jazz, aunque hasta ese momento Arden sólo se había mostrado partidaria de tonos rosados de aspecto natural. Su fascinación llegó al extremo de experimentar con una doncella hasta lograr reproducir a la perfección aquella mirada pecaminosa, tras lo cual la muchacha se echó a llorar y estropeó la obra de arte.
La rival de Arden, la polaca Helena Rubinstein, también se atribuyó la invención del rímel resistente al agua. Independientemente de la autoría de los productos, queda claro que la competencia entre las dos empresarias contribuyó decisivamente al desarrollo de la industria de los productos de belleza. Se podría añadir a un tercero en discordia, el también polaco Max Factor, el primer maquillador que trabajó en el teatro del Zar y que huyó a Hollywood en 1904. Factor creó la imagen de grandes divas de la pantalla, como Swanson, Negri, Crawford y Garbo. Poco más tarde, “el maquillaje de las estrellas” se podía comprar en todo el mundo.

Max Factor
Max Factor

París fue la cuna de todas las modas. En la capital francesa se mezclaban los nobles de la Europa del Este, los músicos de jazz y los grandes escritores norteamericanos. En ninguna otra ciudad filosofaban los intelesctuales franceses con los iconoclastas españoles o se relacionaban las ricas herederas con los visionarios en la miseria. París se convirtió en la capital cultural del mundo. La exposición universal de artes decorativas de 1925 revolucionó el packaging de los cosméticos con los perfumes en frascos de cristal y laca creados por Coty y Lancome.
Tras la exposición de art déco, la revista de moda norteamericana Vogue publicaba lo siguiente: “Los franceses han descubierto el secreto de la seducción y deberíamos aprender del encanto de nuestras hermanas parisinas”.

10478116_1478903392391542_5558945156691969262_n

10711090_1478903335724881_1121423550435907539_n

Así, no es de extrañar que la piel morena de Coco Chanel encontrara pronto imitadoras. Con su poco convencional estilo terminó con la idea de que las “damas refinadas” eran blancas como nieve. Según ella, la palidez era patrimonio de los pobres, que trabajaban día y noche en habitaciones cerradas. Quien se lo podía permitir iba a los pueblos de la costa donde se reunían los círculos mundanos y volvía moreno. Jean Patou se aprovechó de esta moda y en el año 1924 sacó al mercado la primera crema protectora. Chanel le imitaría con un producto similar cuatro años después.
No obstante, la persona que revolucionó los cánones de belleza de la noche a la mañana fue Josephine Baker. De repente, la piel morena se consideraba hermosa.

Josephine Baker
Josephine Baker

El mundo volvió sus ojos a África en busca de las raíces ocultas y de nuevas revelaciones.

Y como BONUS, aquí les dejo el enlace a un videito precioso para apreciar el estilo de la época: https://www.youtube.com/watch?list=PLBCC16E01A33A01F3&v=-gvrHl3okfg

También les dejo esta bellísima fotografía de sombreros y turbantes utilizados en la deácada del ´20:

1235892_1478903322391549_5840888149046731674_n

No olviden suscribirse si quieren recibir las notificaciones de la entradas nuevas!

Hasta la próxima!

Anuncios

Un comentario en “Historia del Maquillaje – 1920

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s