Historia del Maquillaje – 1910

Buenas y nubladas tardes!! Hoy sigo con el segmento: Historia del Maquillaje!

Seguimos con: 1910 / 1919 , que lo disfruten!

Hacia 1910 el uso del maquillaje ya estaba muy extendido, aunque se prefería que el resultado fuera lo más natural posible. Así pues, los polvos rosa de Helena Rubinstein eran lo más adecuado para eliminar la artifiocidad extrema de aquellos rostros, hasta hacía poco cubiertos con maquillaje blanco.

Helena Rubinstein - Elizabeth Arden (pioneras en fabricar productos de belleza junto con Max Factor)
Helena Rubinstein – Elizabeth Arden (pioneras en fabricar productos de belleza junto con Max Factor)

Por aquella época abrió su primer salón de belleza Elisabeth Arden, “la rival” norteamericana de Rubinstein. Las dos reinas de la cosmética rivalizaron por las preferencias de sus clientas sacando sin descanso nuevos productos al mercado. Las dos convencieron a las damas de la alta sociedad de que debían someterse a tratamientos faciales periódicos, que siempre empezaban con la aplicación de vapor caliente para limpiar la piel en profundidad. Como se ve las cosas no han cambiado tanto.
Durante la guerra se consideraba fuera de lugar malgastar tiempo y dinero en maquillaje. Bastaba con un toque de rojo en los labios y un poco de vaselina brillante en los párpados.
El cabello, hasta entonces ondulado al estilo de Mary Pickford, se empezó a peinar sobriamente con raya. Los soldados debían saber que sus mujeres habían renunciado a la coquetería. Todas querían aparentar la modestia y la sensibilidad de Lillian Gish (una de las grandes estrellas femeninas de la época del cine mudo), quién respondió acertadamente a un ideal de su época.
Era muy complicado vender cosméticos a aquellas mujeres preparadas para aceptar toda privación. Por este motivo, la gran mayoría de los productos pasaron a tener propiedades medicinales de la noche a la mañana. Por ejemplo, la vaselina que se utilizaba para dar brillo a los párpados y a los labios se disfrazó de unguento. La mayoría ignoraban -como hoy en día- que era una simple maniobra comercial.

10419543_1475119086103306_5811876977228269291_n

1913 - Paris Chorus Girls
1913 – Paris Chorus Girls

El final de la guerra trajo consigo el adiós a tanta virtud. De repente, todas querían parecer peligrosas y enigmáticas. El último grito de la peluquería era el corte “a lo varón”, los ojos se destacaban con khol, los labios se pintaban de rojo intenso y los complementos nunca eran lo bastante exóticos. De hecho, se estaba recuperando el estilo harén que Poiret había impuesto diez años atrás.

1914´s Makeup Look. Aquí ya vemos el cambio!
1914´s Makeup Look.
Aquí ya vemos el cambio!

Durante aquellos diez años, las mujeres consiguieron encarnar nada menos que tres ideales muy distintos: la muchacha cariñosa, la dispuesta a cualquier sacrificio y la vampiresa exótica.

1918´s Woman with makeup mirror
1918´s Woman with makeup mirror
1915´s Anna Pavlova Makeup Mirror
1915´s Anna Pavlova Makeup Mirror

Los primeros salones de belleza:

“La moda es una sublime deformación de la naturaleza”. La definición corresponde a Charles Baudelaire en su ensayo: En alabanza del maquillaje.
A principios de siglo las fórmulas de maquillaje se pasaban de madres a hijas. En Le Breviaire de la Femme, uno de los primeros tratados sobre cosmética, la condesa de Tramar revela algunos secretos de belleza de esos días: “Después de encremar la cara, aplicar polvo de perlas y pasar el rouge. Para las pestañas mezclar tinta con agua de rosas. Para destacar las mejillas mezclar seis zanahorias y media remolacha, dejar secar y envolver en un paño de seda”.
Los primitivos salones de belleza empezaron a preparar sus propias fórmulas y difundir las técnicas de maquillaje entre las clientas en 1910.

Una de las primeras tiendas de belleza (Elizabeth Arden)
Una de las primeras tiendas de belleza (Elizabeth Arden)


Otro hito de la historia del maquillaje tuvo lugar en ese momento. El vendedor de biblias David H. McConnell comprobó que las muestras de perfume que regalaba entre sus clientes despertaban más interés que las sagradas escrituras. Entonces empezó a producir una línea de productos de belleza para vender a domicilio. La llamó California Perfume Company, más tarde esta empresa se convirtió en Avon Products… les suena?

Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s